Más allá de las Ondas Gravitacionales

Anote el 11 de febrero del 2016 como un día histórico. Es el día en que investigadores del Laser Interferometer Gravitational-wave Observatory (LIGO) finalmente encontraron las famosas ondas gravitacionales, dándole la razón una vez más a Albert Einstein, quien las predijo exactamente hace 100 años. El anuncio se hizo hoy 11 de febrero a las 12.30 hora chilena, y contó con la presentación de una representante de Sudamérica: la argentina Gabriela González. Un día importante, porque además celebramos el Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

Ya se ha escrito mucho acerca de qué son las ondas gravitacionales y cómo se observaron. Al respecto, comparto el video hecho por PhD Comics, muy ilustrativo para este propósito. Está en inglés, pero puede usted seleccionar la opción de subtítulos en español.

Mi objetivo en esta [corta] entrada es simplemente reflexionar sobre algunas cosas que nos deja este descubrimiento, de modo de valorar más toda la Ciencia detrás de él.

El poder predictivo de la Ciencia

Previamente habíamos conversado acerca de la relación entre Ciencia y predicciones. Dijimos que una teoría científica necesita ser capaz de describir la Naturaleza de forma acertada para ser considerada correcta. Y parte de esta descripción va de la mano con la predicción de algún fenómeno específico. Son estas predicciones precisas la que separan a la Ciencia de todos los otros intentos de adivinar el futuro (horóscopo, tarot, etc.)

En el caso de las ondas gravitacionales, éstas fueron predichas por Einstein en el momento en que él formuló su Teoría General de la Relatividad, junto con otros fenómenos tales como la desviación de la luz en el espacio-tiempo curvo (formando luego efectos como los lentes gravitacionales). Estos otros fenómenos fueron rápidamente observados, no así las ondas gravitacionales, ya que según el propio Einstein serían tan débiles que su detección sería casi imposible.

Tenemos entonces que las ondas gravitacionales confirman la Relatividad General. ¿Significa esto que recién a partir de ahora asumiremos esta teoría como correcta? ¡De ninguna manera! Simplemente, ahora re-confirmamos una teoría que ya demostró ser exitosa a la hora de explicar otros fenómenos (órbita de Mercurio, desviación de la luz). ¿Y si nunca hubiéramos descubierto las ondas gravitacionales? Eso no echaría por tierra la Relatividad General, porque puede deberse a que o no sabemos cómo detectarlas, o no tenemos la tecnología suficiente o bien las ondas gravitacionales son indetectables por naturaleza. Distinto sería si encontráramos evidencia de que no existen las ondas gravitacionales, porque ahí entramos en una contradicción.

Yéndonos fuera de la Astrofísica, pensemos en la Evolución. Incluso si no se hubieran encontrado fósiles, la Teoría de la Evolución seguiría siendo válida por haber sido capaz de explicar otros fenómenos (composición del ADN, genética, órganos vestigiales, etc). Si se encontrara un fósil inconsistente (por ejemplo, un fósil humano en las capas del período Jurásico), ahí sí tendría la Evolución un problema. Pero eso nunca ha sucedido.

Así, este hallazgo reafirma la capacidad de la Ciencia para anticiparse a los descubrimientos que ocurrirán a futuro. Reafirma que la Ciencia bien hecha es aquella que es capaz de interpretar correctamente la Naturaleza, un aspecto que siempre debemos tener en cuenta.

Ciencia mundial

El proyecto LIGO fue posible gracias a la colaboración de 86 instituciones (principalmente Universidades) representantes de 15 países, siendo Brasil el único sudamericano.

Lo anterior es una muestra de cómo trabaja la Ciencia en la actualidad. Ya no se trata de trabajar cada uno por su lado encerrado en su escritorio o laboratorio personal. La excesiva profundización de las áreas de conocimiento hace necesario el trabajo de equipos multidisciplinarios que abarquen todos los aspectos del proyecto en cuestión a realizar. Esto tiene sus ventajas (viajar por el mundo para visitar a tus “colegas”), pero también algunas desventajas (¿cómo se repartirán el casi seguro Premio Nobel que obtendrán?).

Probablemente ya no veamos nuevos Einsteins solitarios, pero al menos tendremos la confianza en que la Ciencia seguirá haciendo progresos, gracias al trabajo en conjunto de muchos.

Y finalmente… ¿para qué sirve?

Ésta es, sin duda, la pregunta que más se repite entre la gente que recibe la noticia. Y la respuesta es, no lo sabemos. ¿Para qué entonces gastamos tiempo y dinero en proyectos gigantes como éste? Antes de contestar, retomo la respuesta anterior.

No sabemos “para qué sirven” las ondas gravitacionales, así como tampoco nadie sabía para qué servían las ondas electromagnéticas predichas por Maxwell y detectadas luego por Hertz en el Siglo XIX. Sin embargo, el mundo moderno (con televisión satelital, teléfonos celulares, Wi-Fi, etc.) no sería posible de no ser por este hallazgo. Las ondas electromagnéticas tuvieron una aplicación (sirvieron para algo), pero sólo unos cincuenta años después de su descubrimiento. La Ciencia necesita mirarse a largo plazo, así que seamos pacientes con las ondas gravitacionales, y esperemos al futuro para ver qué ayuda nos brindarán.

Lo que sí podríamos quizá utilizar pronto es la tecnología que se usó para lograr este descubrimiento. En el video de PhD Comics comentan que los detectores de ondas gravitacionales son capaces de medir variaciones de 5 mm de longitud de un total de 10^21 metros (equivalentes a casi 105 mil años luz, poco más que la mitad de la distancia entre nosotros con la Gran Nube de Magallanes). Es decir, el altísimo nivel de precisión que se necesitó para detectar las ondas gravitacionales es espeluznante. Esta tecnología puede ahora derivarse a aplicaciones más “locales”, de la misma forma en que la tecnología generada para la exploración espacial derivó luego en artefactos como el microondas, el velcro, o como el CERN hizo posible que hoy exista el internet.

En resumen, aunque no seamos expertos en Física, de todas formas es posible alegrarse con el hallazgo de hoy. Siempre es importante aprovechar el boom mediático de estas noticias para entender más en profundidad cómo funciona la Ciencia, y qué lecciones nos deja.

Anuncios

Un comentario en “Más allá de las Ondas Gravitacionales

  1. Pingback: 2016: el año en que la emoción venció a la razón (?) | Re-Evolución Estelar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s